jeudi 2 janvier 2014







Tres trabajos de Mercedes Marín para la contraportada del libro






ÚLTIMOS COMENTARIOS

NAUSICA

2013-02-01



OS RECOMIENDO QUE LEÁIS: SUEÑONAUTA.

Sueñonauta es la novela que escribió Ángel, mi compañero de francés, en el 1993 y "casualmente" en una película del año 2010 aparecen 21 similitudes... qué cosas tiene la vida!


El escaparate de 'Libros CR', Sueñonauta. La mejor ciencia-ficción que se ha escrito.
El escaparate de 'Libros CR', Sueñonauta. La mejor ciencia-ficción que se ha escrito.
Me gusta ·  ·  · Hace 3 horas ·



Juan Martín-Mora compartió tu foto.
Leerlo es mucho más interesante que cualquier cosa que pueda decir.

Ana B. escribió en facebook: "SUEÑONAUTA... Al principio de los siglos, todo era ciencia ficción. enhorabuena, Ángel Campos Martín-Mora."


Angel Garcia Sanchez A mi me gusta el libro, pero la imagen en b/n que hay al lado, da miedo, parecen caras de niños dismorficos.

-Ángel Campos Martín-Mora ¿Sabes que es un trabajo de deformación hecho por Mercedes de una foto del árbol situado en el cruce de la Ronda del parque con la calle que sube a Coreysa? Fíjate y verás qué árbol tan curioso. Sin duda es inquietante.


Angel Garcia Sanchez Pues yo creo que hay alguien dentro del tronco, no sabemos si Angel o Demonio.
Jejejejeje.









Juan Martín-Mora El sugerente árbol de la figuras extrañas, en la esquina de Los Alisos. Hace años encontré un paseo flanqueado por estos 'fantasmas' en un pueblo perdido de Madrid.

Ángel Campos Martín-Mora Es impresionante e inquietante ese árbol, ¿verdad? Mercedes con photoshop hizo el resto.




A LA VENTA EN AMAZON Y EN LIBRERÍAS

  TOP 100 de los más vendidos en Amazon.Estadísticas para Sueñonauta:    
  • Ciencia ficción: (17-01-2013 a las 06:20). Mejor posición: 29º. Días en el TOP 100: 12


  • Fantasía, terror y ciencia ficción: (16-01-2013 a las 15:30). Mejor posición: 54º. Días en el TOP 100: 4



  • Sueñonauta, dos palabras en una para simbolizar las capacidades ocultas, agazapadas en nuestra zona oscura que algún día, como relata esta obra, pueden salir a la luz y abrirnos a una nueva y apasionante dimensión. Los sueños y la tecnología se configuran en el relato como una puerta verosímil a los viajes galácticos y al control de la mente, una nueva y revolucionaria tecnología del espíritu, así como una ciencia exacta aunque en plena evolución; un desafío incesante que ha de enfrentarse a peligros en los que la fragmentación del sueño causan la disolución del yo y por consiguiente la muerte del viajero cuando el sueñonauta cae en “la casa de los espejos”.

    La literatura y en los últimos años el cine han tratado los sueños desde múltiples puntos de vista, pero desde los años noventa, hay obras, incluida la presente, en las que los sueños lúcidos son una parte importante del relato. Recordemos la sorprendente Paprika, la detective de los sueños de Yasutaka Tsutsui (1993) que posteriormente fue llevada al cine con formato anime por Satoshi Kon en 2006 o lnception, titulada en España Origen, la exitosa película de 2009 dirigida por Christopher Nolan. Es indudable que la lectura de Sueñonauta invita a la comparación con otras obras y el lector puede experimentar un déjà-vu en múltiples pasajes con la película del director de Batman, sobre todo en ideas y el uso de elementos narrativos, pero no en la trama que discurre por otros derroteros. La novela Sueñonauta fue presentada en el registro de la propiedad intelectual en 1993 y publicada por primera vez en 1999, en el sitio mejicano dedicado a la ciencia ficción de Gabriel Benítez Realidad Cero, pero esta publicación en papel nos permite disfrutar como lector de esta novela onírica de una manera más plena.

    Los otros relatos que componen este volumen ayudan a dibujar estilo y temática de un autor que camina entre la fantasía y la ficción científica. En  Los Juegos del Diadón se aborda el sueño humano de alcanzar a Dios, encarnado en esta ocasión por una deidad que obliga a sus criaturas a convocar unos Juegos Olímpicos de proporciones galácticas. Solul es un relato rúnico sobre la superstición y el poder, mientras que La División Monod, que toma el nombre del  Nobel en bioquímica Jacques-Lucien Monod, nos traslada a un mundo futuro en que seremos invadidos por una forma de vida primigenia. Por último, en Los demonios de Maxwell se plantea el misterio de la existencia y la noción del yo y su irrelevancia.

    Mercedes Marín Camino.

    Aucun commentaire:

    Enregistrer un commentaire